Soria en invierno con niños

Mateo y su trineo

Mateo tiene un papá esquiador, y como buen friki del esquí quiere que su niño aprenda a esquiar. Esto plantea varios problemas; uno, que en Madrid subir a esquiar es un suplicio, ya que las pistas parecen la Gran Via a hora punta y además tienes que levantar al niño sobre las 6 de la mañana para poder aparcar. Dos, que si te quieres ir a los Pirineos te tienes que chupar unas casi 7 horas de viaje en coche y además es carísimo.

Buscando, buscando, encontré mi salvación: El Punto de Nieve Santa Inés en Soria. Es una pistita pequeña para principiantes y muy preparado para familias, el forfait cuesta 15 euros todo el dia, puedes contratar clases con profes muy majos, hay una pista para trineos y se puede hacer esquí de fondo y paseos con raquetas. Todo esto en un paraje que quita el hipo y sin tener que darte el madrugón. Incluso llegando a las 11 de la mañana hay sitio para aparcar.

Nos hizo un tiempazo, 19º C en Soria en pleno invierno (para no creérselo) y esta fue nuestra primera bajada. Marea un poco pero da una idea del sitio ¿verdad?

Estuvimos la primera semana de enero y nos alojamos en la Real Posada de la Mesta en Molinos de Duero, un pueblo de casas de piedra con mucho encanto al lado de un rio bucólico.

Posada de las Mestas

Molinos de duero

 Al hacer tanto calor la nieve sólo duró un día así que al día siguiente nos fuimos a caminar. Como la ascensión hasta los Picos de Urbión nos parecía bastante optimista con un niño de 5 años decidimos hacer parte de la ruta  desde Duruelo de la Sierra hasta el Mirador de Castroviejo (un paseo precioso entre pinares y muy asequible para niños porque se sube por una pista de tierra).

Mirador de Castroviejo

Tras la caminata y un rato de guerra de bolas de nieve nos fuimos a comer a Vilviestre del Pinar (Burgos frontera con Soria) al Mesón El Molino. Es un mesón escondido, de esos donde sólo caes porque te has perdido o por recomendación de los lugareños. Fue molino y previamente aserradero. Se come una carne riquísima y las setas están estupendas. Alrededor tienen una pradera por donde campan a sus anchas unos pavos reales y un riachuelo donde nadan unos gansos. Un sitio bonito y con productos de calidad.

Pavo real SoriaA mateo los animales le dieron la vida. Estaba encantado.

De vuelta al hotel, vimos un cartel en Regumiel de la sierra que indicaba huellas de dinosaurio. Nos metimos en el pueblo y llegamos a una mini pradera donde había huellas y una reproduccion a tamaño real de un dinosaurio, bastante impresionante. Aprovechamos que hacía bueno para echarnos unas carreras y unos saltos en un enclave maravilloso.

Dinosaurio Regumiel de la Sierra

Javi y Mateo en Regumiel de la Sierra

Y aqui termina un fin de semana estupendo, en una de las regiones más bonitas de España.

2 comentarios en “Soria en invierno con niños

  1. Pingback: La ciudad española rodeada de romanticismo – Girando por el mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s