Nueva York es un horror

Tras 10 años de ausencia he vuelto a NYC y sigo opinando, a pesar de lo que piensa mi amiga Maria, que esta ciudad es un asco. Esta súper sucia, es agobiante, sin personalidad….. Le salvan algunas cosas; central park ( donde Mateo se lo ha pasado bastante bien), Harlem (barrio que te da un respiro y que tiene una personalidad apabullante), el soho ( donde puedes encontrar algo de silencio y tranquilidad y donde puedes encontrar maravillas como una tienda tipo the little Lewosky y unos lofts preciosos) y The American legion (un garito en pleno Harlem-248 W 132 nd str.- donde puedo decir que se escucha el mejor jazz del mundo. El mejor concierto y ambiente de jazz que he vivido jamás. Ha sido lo mas cerca que he estado del cielo nunca).
Por supuesto, no es una ciudad a la que se pueda ir con niños pequeños. Ellos se agobian, a ti te exasperan y además es tan grande que no aguantan muy bien las caminatas. El único sitio que encontré y que les da un respiro es una cafetería llamada moomah (www.moomah.com) en downtown Tribeca que tiene juguetes, mesas para los niños y sitios para pintar y es bastante chula.
Conclusión: no me vuelven a pillar para venir aquí. Creo que hay mil sitios en el mundo que me están esperando y no puedo malgastar el tiempo de nuevo en esta ciudad.

NYC con Mateo

Tengo un hijo que es un santo. No ha pasado ni un día desde que llegamos a Boston y lo meto en un autobús de 4 horas hasta NY. Primera recomendación para aquellos que viajan con niños; si el autobús tiene dos plantas no los subáis a la de arriba, se marean muchísimo y vomitan. Desde la estación cogimos el metro hasta Harlem, donde nos alojamos en una brownstone house. Aquí, para coger el metro hay que hacer un master primero porque no todas las líneas funcionan todos los días o funcionan solo hasta la mitad y tienes que cambiar… Es la locura. Por suerte la línea A funcionaba con normalidad porque sino Mateo se nos tira al río por desesperación. Como llegamos tarde, decidimos comprar algo en el súper para desayunar y cenar y luego ir a la zona norte de central park a dar una vuelta. Hace 10 años me fue imposible hacer esto porque era una zona muy peligrosa, pero ahora, Harlem es un barrio mas seguro, lo están remodelando y, aunque es autentico de verdad ( contando con nosotros no debimos ver a mas de 10 blancos en todo el camino)no te sientes inseguro en ningún momento. Pudimos ver patos, buscamos la estatua de Balto ( un perro de unos dibujos que ha Mateo le encantan.He descubierto que esta a la altura de la 69 este así q mañana le daré una sorpresa) y el enano estuvo saltando y brincando por las piedras y viendo jugar al béisbol( no le intereso mucho, la verdad) Cuando encuentre la manera de subir fotos desde el iPad, os subiré alguna. Bss